Nosotros

Y se abrió el claustro…

La iglesia de San Francisco es la construcción datada más antigua de Santiago (1618) y fue levantada por indígenas dirigidos por frailes. El convento aledaño, en cuyo primer piso se emplaza el museo, fue inaugurado en 1623. El conjunto arquitectónico fue declarado Monumento Nacional el año 1951.

La apertura del Museo de Arte Colonial San Francisco –ubicado en la principal arteria del país- puede considerarse un fruto del Concilio Vaticano II, que instó a los religiosos –entre mucho otro- a entrar más en contacto y diálogo con la sociedad civil, derribando muros, lo que en este caso fue literal.

Objetos litúrgicos, pinturas y esculturas creadas para la catequesis y la evangelización en el período de la Colonia se fueron acumulando al interior de los muros del convento franciscano más antiguo de Chile. Con el paso del tiempo, se convirtieron en valiosas piezas de arte e historia que dieron pie al Museo de Arte Colonial San Francisco.

“Estábamos conscientes de que el patrimonio que albergaba el convento y la iglesia de San Francisco formaba parte de la historia y de la cultura de nuestro pueblo, que también tenía el derecho de disfrutar de él, como patrimonio nacional”, recuerda el provincial de la época Fr. Francisco Javier Mac-Mahon.

Los frailes decidieron entonces destinar el primer piso del convento para la habilitación de un museo. La inauguración fue en la Fiesta de San Francisco, 4 de octubre, del año 1969.

COLECCIÓN

SALA SACRISTÍA: Aquí se pueden observar distintas imágenes de María y una serie formada por nueve pinturas cuzqueñas del S. XVII- XVIII, sobre su vida. También se encuentran algunos mobiliarios y ornamentos litúrgicos de la época.

SALA SAN PEDRO DE ALCÁNTARA: En esta sala se exhibe una serie de cuadros que representan la vida de San Pedro de Alcántara. Se pueden apreciar también impactantes imágenes del santo y de Cristo en oración. Además, se conservan un crucifijo que habría pertenecido a Bernardo O’Higgins y algunos cilicios.

SALA CAPITULAR: Se puede observar aquí una colección de pintura americana, muebles e imágenes de los     S. XVI, XVII y XVIII. También destaca una rica y variada colección de platería religiosa de los siglos XVIII y XIX: cálices, copones, vinajeras, etc.

SALA GABRIELA MISTRAL: Muestra -entre otros objetos personales- el pergamino y la medalla de oro del premio Nobel de Literatura, que la poeta legó al pueblo de Chile bajo la custodia de la Orden Franciscana.

GRAN SALA: Aquí se encuentra la colección de pintura sobre la vida de San Francisco más importante de Sudamérica, realizada en Cuzco, en el S. XVII, en el taller del artista mestizo Basilio de Santa Cruz.

SALA SAN DIEGO DE ALCALÁ: Esta sala exhibe una serie de cuadros que representan la vida y milagros del santo franciscano español que vivió en el S. XIV. También se pueden ver fanales, una delicada tradición en torno al Niño Jesús.

ACCESIBILIDAD UNIVERSAL

El Museo de Arte Colonial San Francisco, cuenta desde el año 2015 con un proyecto inclusivo y multisensorial el cual contempla visitas guiadas para personas en situación de discapacidad física o psíquica; rampas de acceso en la entrada y en las distintas salas del museo para personas con movilidad reducida; folletos del museo diseñados de forma sencilla apoyado con imágenes para ser entendidos por todo tipo de público; folletos en formato braille y en contraste para personas que poseen baja visión; placas en formato braille al inicio de cada sala que señalan el nombre y una breve descripción de la misma, y un baño habilitado para personas en situación de discapacidad. Además, en dos pasillos del museo se disponen de televisores led que reproducen videos multisensoriales sobre la historia y colección del museo, cuya imagen principal es una intérprete de lengua de señas acompañada de subtítulos y audio para personas no videntes.