Fr. Santiago Andrade Asume Dirección Ejecutiva del Museo

Un nuevo hermano franciscano asumió oficialmente esta semana la dirección del museo que la orden tiene en pleno corazón de la ciudad de Santiago. En esta ocasión, se trata del hermano Santiago Andrade, quien tendrá a su cargo la responsabilidad de la gestión general del lugar, y que trabajará de la mano con el fraile Miguel Ángel Correa, nuevo administrador económico y representante legal de la entidad.

El Museo San Francisco, que este 2019 cumplirá 50 años de vida, nació como fruto del Concilio Vaticano II. Hoy alberga entre sus paredes la colección sobre la vida de San Francisco más importante de Sudamérica, objetos litúrgicos, pinturas y esculturas del arte colonial americano. A ello se suma la medalla de oro y el pergamino del Premio Nobel de Gabriela Mistral, custodiados por la Orden Franciscana tras petición de la poeta.

“Ya comenzamos a celebrar los 50 años de existencia y queremos proyectar este museo 50 años más. Nos hemos propuesto seguir propiciando este lugar como espacio de evangelización, un espacio simbólico que le debe hablar a la sociedad, a la ciudad de Santiago y a Chile en general, sobre todo desde la rica historia que recoge” explicó el hermano Isauro Covilli, provincial de la orden.

Será un proceso acompañado por todo el personal del museo, quienes seguirán trabajando para que este lugar sea un espacio de “humanidad, evangelización, espiritualidad de la vida de san Francisco y, que desde sus valores que siguen actuales con fuerza profética, podamos  encontrar una nueva manera de relacionarnos y ser Iglesia en este tiempo”, acentuó el fraile.

Bajo ese mismo concepto, el nuevo director, destacó la presencia del museo como “un lugar capaz de fusionar la cultura, arte y la evangelización, desde una mirada de la inclusión y la acogida. Diariamente recibimos a ciudadanos creyentes y no creyentes, que vienen a apreciar el valor de la historia Franciscana y de la ciudad”, comentó el hermano Santiago.

Agregó que el museo continuará orientado a la promoción de la cultura y la historia, “sobre todo abriendo espacios a los más necesitados, como lo hemos hecho hasta ahora. Como Franciscanos, miramos al otro como hermano, y por ello  nos interesa que la belleza y riqueza de este  museo pueda ser apreciada por todos. Por ello, este lugar  ha sido adecuado en su diseño pensando en la inclusión de todas aquellas personas con capacidades diferentes que nos visitan”, señaló.

Bajo ese concepto, el Museo de Arte Colonial San Francisco, se posiciona como uno de los pocos espacios dedicados a la cultura, concebido como un proyecto inclusivo y multisensorial, es decir, un espacio que considera rampas de accesos para personas con movilidad reducida, folletos en formato braille para no videntes, además de televisores que reproducen videos  con lenguaje de señas.

Según comentó el nuevo administrador económico y representante legal, el hermano Miguel Ángel Correa, quien está a cargo del diálogo con los trabajadores y la vinculación con distintas acciones y estamentos privados y estatales, parte de las proyecciones del trabajo para 2019, estarán basadas justamente en la integración y la vulnerabilidad.

“Para mí el desafío es seguir haciendo un diálogo con la cultura y la evangelización, y desde ahí ser partícipes de la construcción del Reino de Dios. Sin olvidar nuestra dimensión de consagrados Franciscanos, al servicio de la Iglesia, de los hombres y de todos aquellos que descubren por medio del museo un espacio de encuentro, de apertura y de trascendencia. No hay que olvidar que la belleza es muy trascendental para poder acceder a Dios y por ello queremos atraer por medio de proyectos, a los sectores más vulnerables de la sociedad, para que sientan que la cultura y el arte es para todos”, dijo el hermano Miguel.